Vive como si fueras un millonario en secreto:

Muchos asocian la imagen de un millonario con joyas, mansiones y lujosos carros, pero la realidad es otra.

La mayoría de ellos prefieren vivir con menos de lo que ganan e invertir sus ahorros. En otras palabras, ellos no derrochan su dinero, según Thomas Stanley, autor del libro El millionario de al lado , quien en su libro detalla información acerca de entrevistas y encuestas realizadas por más de 20 años a millonarios.

Su libro revela que la riqueza y a la abundancia se genera comúnmente como resultado del trabajo duro, de una mentalidad ahorradora y del vivir por debajo de los ingresos. Aquí tienes un ejemplo:

David Sapper vive en Las Vegas y tiene su propio negocio de venta de vehículos usados; junto con su esposa vendedora de propiedad raíz, generan unos ingresos anuales de 500.000 dólares.

Aun así, ellos prefieren vivir como ricos en secreto, gastando únicamente 2.500 dólares mensuales pagando sus facturas y comiendo con amigos en restaurantes.

El hecho de poner el 90% de sus ingresos en una cuenta de ahorros e invertirlos, le permitirá a Sapper retirarse mucho antes que la gran mayoría de personas.

Mientras menos sepan los demás sobre tu riqueza, mucho mejor va a ser para ti.

¿Su consejo? Encuentra una posición en la que obtengas lo que necesitas y te sientas feliz con esto, y luego quédate allí. Sapper llegó a esta conclusión mientras veía televisión, y un cantante famoso reconoció estar pagando un carro Honda a cuotas, mientras los otros compraban carros lujosos y se estaban quebrando.

Confronta tu retiro hoy mismo:

Si estas en tus 20s ó 30s, puede que pienses en tu retiro como un objetivo de muy, muy largo plazo; y ahorrar para él, puede no ser tu prioridad hoy en día.

Y es muy fácil de entender: Tienes que salir los fines de semana, ahorrar para pagar la hipoteca de tu casa (o la cuota inicial), tienes que separar un poco de dinero para irte de vacaciones…¿cómo se supone que vas a guardar dinero para tu pensión?

Tal como dice Robert T. Kiyosaky “Retírate Joven y Rico”.

Desafortunadamente entre más tarde empieces a ahorrar, más dinero tendrás que guardar. No obstante, entre más rápido empieces, más tiempo tendrá tu dinero de crecer a una tasa de interés compuesta.

Por ejemplo, si tienes 30 años y estás ahorrando $50 dólares mensuales para tu pensión con un tasa de retorno del 7%, estos $50 dólares se convertirán en $56.000 dólares en 30 años; si esperas a los 40 años para empezar, tendrías que aumentar tus ahorros en $60 dólares, es decir, $110 dólares cada mes para llegar a la misma meta.

La razón por la cual esto sucede es que tu dinero tendrá menos tiempo de crecer lo que minimiza el impacto del interés compuesto.

Conoce lo que entra y lo que sale:

La mayoría de personas tiene buenas intenciones a la hora de ahorrar, sin embargo, si no sabes qué es lo que está entrando en tu cuenta bancaria y lo que está saliendo, lo más probable es que no tengas ni idea cuánto puedes dedicarle a tus objetivos.

De hecho, son muchas personas las que nunca han llevado un registro de sus ingresos y egresos, plantea Blaylock. “Es realmente impactante saber que muchos clientes ni siquiera revisan sus cuentas bancarias”.

Ten siempre una lista de tus gastos e ingresos, hoy en día es muy fácil con la tecnología.

Existen diferentes alternativas o aplicaciones para hacerle un seguimiento a tus gastos, que te ayudan con tu presupuesto, definir objetivos y cumplir con metas financieras.

“Si no sabes cuánto dinero gastas en tus comidas en restaurantes y salidas en la noche, ¿cómo pretendes cambiarlo? Tienes que convertirte en el gerente financiero del dinero que ingresa a tu casa” dice Blaylock.

Cómo hacerte rico con un salario mínimo – Parte III 

Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
Instagram
Pinterest
LinkedIn
Google+
Email
RSS